Malamadre por una noche. Bueno, a lo mejor me he venido arriba. Fueron tres horas solamente, pero menudas tres horas…

Ya ni recuerdo cuando fue la última vez que fui al cine, primero por el embarazo y esa incapacidad de aguantar sin “pisear” cada diez minutos, por los calambres en las piernas que me hacían bailar el crusaito y el robocop, por la ciática o por el estado permanente de sueño que me acompañó los primeros meses. Y después que os voy a contar… MADRE.

Diecisiete meses y quince días he necesitado para verme capaz de separarme de mi hijo e irme tranquilamente a pasar un rato con amigas para hacer algo tan simple como ver una película. El otro día me desperté y mientras le daba teta a mi pequeño en la cama me puse a ver Instagram que es un placer que me doy cada mañana antes de ponerme en marcha.

Perfil de Malasmadres, anuncio del estreno de la peli que se llama igual (estos americanos se les han copiado seguro), a las veinte primeras que escriban les toca una entrada doble, rauda y veloz apuntándome, whatsapp a mi BFF Silvia para avisarla del sarao y unas horas más tarde el mail confirmando que somos unas de las suertudas que van al preestreno en Valencia.

Malamadre por una noche

Malamadre por una noche

A partir de ese momento puse en marcha el despliegue operativo que ya quisieran para ellos los geos para dejar todo preparado en mi ausencia. Recogí la casa como si me fuera dos semanas, fui a la compra, preparé la cena, bañé al niño y planché dos mudas, solo me faltó hacerle un dibujo al buenpadre con las salidas de emergencia. Me duché y me eché a las calles.

Extrañada por mi nuevo peso pluma sin carrito ni bolsa y armada simplemente con un miniclutch me fui a reunirme con ellas y a ver la peli. Lo que nos llegamos a reír solo lo va a entender quién haya visto la peli, os aseguro que es liberador ver desde fuera situaciones que a ti se te hacen un mundo, saber que es lo está sintiendo exactamente el personaje, emocionarte y entristecerte a partes iguales. Me lo pasé muy bien y volví a casa relajada como si me hubiera ido el día entero.

También os aseguro que todas las ganas que tenía de irme las tenía después de volver, y confesaré que miré el móvil tropecientas veces y el buenpadre me mandó una foto para convencerme de que el niño estaba bien.

Consejo de malamadre: coge a tus amigas, ponte bien guapa y al cine todas de cabeza. Os dejo con el trailer de la peli para acabaros de convencer…

Malamadre por una noche

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someoneDigg thisShare on RedditBuffer this pagePrint this page

1 comment on “Malamadre por una noche y olé”

  1. Que guay! Tiene aue estar genial la película, tengo muchas ganas de verla pero esperaré a que me la ponga el plus (que penita de mi, madre!!)
    Eso sí, me estoy mentalizando de que en noviembre quiero ir a una feria en ifema y no sé yo si me la llevaré o la dejaré con los abuelos un rato… Fíjate si queda tiempo y me siento mala madre solo de pensarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *