A ti que al principio nos entendimos mal, nos costó encontrarnos y después entendernos.
A ti que has puesto a prueba mi paciencia y me has enseñado a creer y a pelear.
A ti que me has robado tantas horas de sueño, de fuerza y de cordura.
A ti que me has hecho llorar y me has provocado heridas por fuera y algunas más por dentro.
A ti que una vez nos cogimos de la mano hemos sido una.
A ti que me permites después de más de veintidós meses seguir alimentando a mi hijo.
A ti que haces que crezca fuerte y me das tranquilidad los días que no ha querido sólidos.
A ti que has hecho que mire embelesada a mi pequeño mientras él me devuelve la mirada.
A ti que has logrado que crea en mi y que cuando me miro en el espejo vea a una mujer fuerte.
A ti que has sido mi compañera de viaje estando bien, mal, enferma, feliz, triste y enfadada.
A ti que me has hecho llorar de agotamiento y gritar por dentro que no podía más.
A ti que ni en mi gran día quise dejarte de lado aunque me rebelara comprando un vestido incómodo para ti.
A ti, mi lactancia, gracias.
Porque cuando he visto esta imagen has hecho que todo lo bueno, lo malo y lo inolvidable cobre sentido una vez más.
Por mucho más tiempo juntas.

Foto: Kike Tarazona

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someoneDigg thisShare on RedditBuffer this pagePrint this page

3 comments on “Carta a mi lactancia”

  1. Que palabras más emocionantes, con los ojos llorosos y compartiendo tantos meses de lactancia (en mi caso casi 21) te digo muchisimas felicidades!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *